¿Por qué no bajar un «poco» el volumen en Carnaval?

¿Por qué no bajar un «poco» el volumen en Carnaval?

Desde hace varios años uno de los momentos más importantes para el Carnaval de La Bañeza es el Sábado de Chispas por la mañana. Pequeñas comedias, interpretaciones improvisadas, espontaneidad, un público entregado y carnavaleros que olvidan su personalidad para convertirse en un personaje. Algunos dicen que es volver a la esencia del Carnaval. Puede ser. Pero lo que es seguro es que a nadie deja indiferente, ni a los vecinos de las comarcas aledañas que vienen a comprar al mercado, ni al público que se desplaza para sorprenderse en una mañana tan especial.

Las escenas carnavaleras en la calle del Reloj y Plaza Mayor se superan en número y gracia, y para muchos carnavaleros, también se supera en volumen acústico. El año pasado en el Entierro de la Sardina, se leyó una copla que en su parte final hablaba sobre este tema:

Limitad la potencia de altavoces,

que no por sonar más

y poner el volumen al doce

se reirá la gente al pasar.

Mientras unos vamos a «pelo»,

a viva voz entre la ilustre «jauría»,

al día siguiente caramelo,

para curar la afonía.

Cambien discos por charangas

botellón por más bailoteo

que el peso de la balanza

sea menos watios y más cachondeo.

La semana pasada, en el «Filandón Carnavalero y Tortilla Literaria» que organizaba el grupo Los Otrora, muchos afirmaban que el volumen de equipos de sonido es excesivo para realizar su «particular» Carnaval, y no es poco el público que debido a la mezcla de músicas, altavoces y megáfonos con gran potencia, no se enteran de muchas de las comedias que se representan. El alcalde afirmaba ayer en Onda Cero conocer este pequeño «problema» y opinó que «entre los propios carnavaleros deben respetarse, aconsejarse y que se tenga en cuenta a la gente que no lleva equipo de sonido».

También sería conveniente, ir «conquistando» nuevos espacios. Todos los años vemos una gran aglomeración en la calle del Reloj, mientras otras calles adyacentes están totalmente vacías.

Así que pongámonos manos a la obra, y pulamos estos pequeños detalles, que todo el mundo pueda pasárselo bien, que el público disfrute de este día tan especial, y nosotros, los carnavaleros cedamos un poco para obtener una mejoría conjunta.

¡A correr el Carnaval!

 

 

468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *